Contacta con nosotros:

Cómo abordar la insuficiencia venosa ante el calor del verano

insuficiencia-venosa-verano

El verano es la estación más anhelada por una gran parte de la población, pero también es la más temida por aquellas personas que sufren Insuficiencia Venosa Crónica. El calor provoca dilatación en las paredes venosas que dificulta la labor de las válvulas venosas para retornar la sangre hacia el corazón, lo cual puede derivar en un agravamiento de las molestias venosas, varices y pesadez en las piernas.

Pero esto no significa que haya que entregarse a la inclemencia de la climatología y resignarse a sufrir estos síntomas. Tenemos a nuestra disposición una serie de consejos y herramientas que pueden ayudarnos a sobrellevar de la mejor manera posible el calor estival y disfrutar del periodo veraniego de la manera más agradable y saludable posible.

Os proponemos una serie de recomendaciones para incorporar a nuestros hábitos estivales y ayudar al retorno de la sangre desde nuestras piernas hacia el corazón.

Recomendaciones físicas

  • Mantener las piernas activas. Tus extremidades inferiores están hechas para desplazarte… y para moverlas. Es importante mantenerlas activas y pasear como mínimo media hora diaria para favorecer el retorno venoso, gracias a los mecanismos de bomba plantar y gemelar. Además, caminar es una actividad sin un impacto negativo en las articulaciones y que contribuye a mantenerte en un peso saludable.
  • Aplicar frío. Aplicar frío en las piernas puede ayudar a combatir parcialmente la dilatación producida por el calor. Una buena forma de refrescar las piernas es dirigir los paseos a la orilla del mar, si tienes la suerte de vivir junto a una zona costera.
  • Masajea tus piernas, desde abajo hacia arriba, en sentido ascendente para ayudar al trabajo de las válvulas venosas.

Recomendaciones alimentarias

  • Evitar grasas saturadas. Es recomendable evitar las grasas saturadas (mantequilla, carnes rojas…) en la medida de lo posible, y mantener una dieta rica en fibras (verduras, fruta, legumbres…).
  • Buena hidratación. Mantenerse correctamente hidratado es básico para una buena salud en general, y para la salud vascular en particular. Se recomienda beber como mínimo en torno a un litro y medio de agua diario, aunque este volumen dependerá de cada persona.

 

Confiamos en que estos consejos os ayuden a mejorar vuestra salud venosa y disfrutar del verano sin contratiempos.

Clip to Evernote
Responder