Contacta con nosotros:

¿Conoces la clasificación CEAP de la Enfermedad Venosa Crónica (EVC)?

CEAP

Hoy nos toca ponernos técnicos y hablar de algunos conceptos utilizados por los especialistas médicos para diferenciar los diferentes grados de Insuficiencia Venosa Crónica. Conocemos la Insuficiencia Venosa como una afección en la que las venas no logran un retorno eficaz de la sangre hacia el corazón debido a un malfuncionamiento de las válvulas venosas, pero distintos pacientes pueden presentar esta misma patología con distinto grado, signos, origen y sistemas afectados.

Para simplificar la descripción del cuadro preciso de los pacientes, los cirujanos vasculares de todo el mundo utilizan como estándar internacional una tabla de clasificación denominada CEAP que tiene en cuenta todos estos factores. El acrónimo CEAP se deriva de “Clínica”, “Etiología”, “Anatomía” y “Fisiopatología”, que son precisamente los cuatro bloques categorizados.

  • Manifestaciones clínicas. Se trata del grado de manifestación de los signos clínicos, que pueden ir desde la aparición de telangiectasias (arañas vasculares), varices tronculares, edema o cambios en la coloración de la piel, hasta la presencia de úlceras cicatrizadas o activas.
  • Etiología. Describe si la afección es congénita (de origen genético), primaria () o secundaria (derivada de una patología primaria a determinar).
  • Anatomía. Indica el sistema o sistemas venosos afectados por la EVC; el Sistema Venoso Superficial (el más cercano a la epidermis), el Sistema Venoso Profundo (venas internas), o el Sistema Perforante (formado por las venas que conectan ambos sistemas).
  • Fisiopatología. Indica si existe reflujo y/o obstrucción.

CEAP

Tabla de Clasificación CEAP, extraida del documento Recomendaciones para el manejo de la Enfermedad Venosa Crónica en Atención Primaria, avalado por SEMERGEN y SEMFYC.

Aunque se trata de una clasificación utilizada de forma normalizada a escala internacional, la Clasificación CEAP por sí sola no tiene en cuenta el impacto real de la IVC en el paciente y en su calidad de vida, ni tampoco la respuesta de la afección a los distintos tratamientos. Para evaluar la gravedad de la enfermedad y la evolución de los síntomas, los profesionales puede utilizar el VCSS (Venous Clinical Severity Score), una escala desarrollada en el año 2000 por el American Venous Forum que correlaciona correctamente con la Clasificación CEAP, y completa sus vacíos de información.

Clip to Evernote
Responder