Contacta con nosotros:

Disfrutar de la playa con insuficiencia venosa crónica

Precauciones en la playa con varices

El verano es una época del año deseada y esperada durante meses. Llega el buen tiempo, se ensancha el tiempo libre y, lo que para muchos y muchas es fuente de vida, se podemos disfrutar cada semana de plácidos días de playa, con el cuerpo tendido sobre una toalla moldeada por las dunas, y el relajante romper de las olas como banda sonora de un momento perfecto. Tomar el sol y “dar color” a la piel es uno de los grandes alicientes para esas personas que tanto disfrutan a la orilla del mar, pero hay factores que invitan a tomar una mayor precaución ante el calor veraniego, y uno de ellos es la insuficiencia venosa crónica.

¿Se puede tomar el sol con insuficiencia venosa crónica?

La IVC no incapacita para tomar el sol y disfrutar de la playa, pero sí que requiere extremar las precauciones para no agravar las molestias y complicaciones de la enfermedad. La acción del calor sobre las piernas provoca un efecto vasodilatador que tiende a dificultar el retorno venoso, y por ello conviene limitar la exposición al sol en la medida de lo posible. Te dejamos una serie de recomendaciones para que tu día de playa sea un éxito, y no una pesadilla:

  • Evita las horas centrales del día. Ya no sólo por tus venas, sino por tu piel y tu hidratación general, trata de no exponerte al sol durante las horas de máximo calor.
  • Usa protección solar. No olvides aplicarte protección solar del factor adecuado para tu tipo de piel y para el tiempo que vayas a pasar tomando el sol.
  • Camina por la orilla y deja que las olas rompientes bañen tus pies y tus gemelos, para que el contraste de temperatura ayude a estimular tu circulación venosa. Además, el ejercicio moderado con frecuencia es muy importante para mantener unas piernas sanas y mejorar el retorno venoso. Cuando estés en la playa no pases demasiado tiempo seguido en la toalla y altérnalo con pequeños paseos.
  • Usa un calzado adecuado, cómodo, y no camines con los pies descalzos sobre la arena caliente.
  • Rodea tus piernas con toallas húmedas y frías para refrescar las piernas y aliviar la sensación de hinchazón.
  • Aplícate cremas de efecto frío, mientras te masajeas las piernas. Te ayudarán a activar el retorno venoso y aliviar la sensación de pesadez.

Ten en cuenta estos consejos y podrás disfrutar de la playa este verano reduciendo el riesgo de agravar tus problemas vasculares e incrementar las molestias de tus piernas. Goza el verano como es debido, y con la debida precaución.

Clip to Evernote
Responder