Contacta con nosotros:

Entrevista al Dr. Franchek Drobnic: “El ejercicio previene la Insuficiencia Venosa Crónica”

 Dr. DrobnicEl Dr. Drobnic en la presentación del acuerdo entre la Asociación Cuida tus Venas e Iwoppi

Hoy entrevistamos en nuestro blog al Dr. Franchek Drobnic, responsable del departamento de investigación del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat y asesor de Medicina del Deporte del FC Barcelona. El Dr. Drobnic nos recuerda, entre otras cosas, los beneficios del ejercicio para prevenir la Insuficiencia Venosa Crónica y la trombosis y explica que los deportistas profesionales –incluso los futbolistas de primera división- no son, ni mucho menos, ajenos a este tipo de dolencia.

¿Qué es la insuficiencia venosa crónica?

Es una alteración estructural, más predominante en el sexo femenino. Se debe al aumento de la presión venosa: las válvulas no son suficientes para sostener esa presión y, con el tiempo, se produce una dilatación que puede ser más o menos importante, en función del terreno venoso que ocupe.

¿Se produce siempre en las extremidades inferiores?

Sí, pero también pueden considerarse una insuficiencia venosa importante las hemorroides, aunque ya es otro territorio.

¿La alimentación juega algún papel para prevenirla?

Hacer ejercicio es fundamental y también tener una dieta que facilite las digestiones, sin un estreñimiento que provoque una gran presión abdominal que, a su vez, aumenta la presión en extremidades inferiores: en los pacientes que ya tienen una predisposición, las venas se ingurgitan y aumentan.

¿En qué sentido es fundamental el ejercicio?

El que tiene predisposición no debe estar mucho tiempo de pie y debe usar calcetines, porque libera de la sensación de cansancio y del edema. Y, en cuanto a la actividad física, aumenta la contracción de la musculatura de la pantorrilla, de la parte anterior y lateral de la pierna y del muslo. Y eso hace un ‘corazón virtual’ que facilita que la sangre suba.

Por tanto, ¿el ejercicio es preventivo?

Claro, en principio es un gran preventivo porque, no en vano, estamos hechos para movernos. Y lo que no podemos hacer es dejar de hacerlo: si nos movemos, las cosas tienden a funcionar bien.

¿Hay ejercicios que sean mejores que otros?

Sí, los que aumenten la presión y la facilite siempre serán mejores, porque ayudan a que suba la sangre, como los que se hacen dentro del agua. Pero todos los trabajos son buenos.

Una vez que se ha diagnosticado insuficiencia venosa, ¿es posible revertirla?

Es difícil, pero puede tratarse y controlarse mediante cirugía o la eliminación de las varices por espuma o mediante las diferentes técnicas disponibles. Y, después, se puede volver a hacer deporte con total garantía, sin trastornos de ningún tipo.

¿Pese a que se le hayan quitado las venas?

La sangre vuelve, porque el territorio venoso es muy amplio y hay muchas venas que están obliteradas (tapadas) y que se abren cuando otro territorio está cerrado.

¿Qué diferencia hay entre insuficiencia venosa y trombosis venosa?

La trombosis se produce cuando aparece un trombo en la vena a causa de una agregación de plaquetas y se interrumpe el flujo de sangre: genera una inflamación, que llamamos tromboflebitis  y que puede ser más o menos importante en función de la vena y la persona que afecte. Una vez se diagnostica, se hace un tratamiento para deshacer el trombo y se recomienda que el paciente haga ejercicio y lleve los calcetines. Si hay una predisposición o está embarazada, se debe hacer un tratamiento específico.

¿Cómo se hace el diagnóstico tanto de la insuficiencia venosa como de la trombosis?

El signo es el dolor. Como decimos los médicos, las claves son tumor, rubor, calor y dolor. El diagnóstico se hace mediante algoritmos si tenemos la sospecha clínica que es una tromboflebitis o una trombosis venosa profunda y valoramos el dímero d, una sustancia que elimina las plaquetas del fibrinógeno cuando se produce el trombo.

¿Para qué sirve cuantificar el dímero d?

Nos permite hacer el seguimiento del trombo: una vez que se identifica que el dímero d es positivo, se intenta visualizar el trombo mediante un eco-Doppler.

¿Este tipo de dolencias son habituales en deportistas?

Un deportista puede tener una trombosis venosa profunda, pero tiene menos predisposición por hacer ejercicio. Pero los deportes de contacto pueden causar lesiones en el endotelio de la vena, que ponen en marcha el mecanismo de trombosis. Y, si el individuo tiene predisposición, todo se magnifica. Otro factor son los viajes largos en autobús o en avión si no nos movemos y no nos hidratamos, el famoso síndrome de la clase turista. En cualquier caso, creo que la prevalencia de la trombosis venosa profunda es menor en el deportista que en la población en general: en 10 años hemos registrado cinco casos en futbolistas de primera y segunda división.

Por tanto, ¿si un deportista la sufre es porque tiene predisposición genética?

Sí, por eso hay que hacer un seguimiento a estos deportistas. Y, si son chicas, debe tenerse en cuenta cuando estén embarazadas o cuanto tomen anticonceptivos.

El deportista amateur, ¿debe acudir a consulta en cuanto tenga dolor?

Claro, la ventaja en el mundo del deporte es que cuando se tiene un dolor musculo-esquelético tras un partido, se hace una ecografía. Y ahora está protocolizado que, si es en las extremidades inferiores, se acompañe de una eco-Doppler. Porque en el ínterin de hacer el dímero d ya cuentas con una orientación diagnóstica y comienzas el tratamiento. Y, en cuanto al deportista amateur, debe acudir a su médico de cabecera: cuanto antes empiece el tratamiento, es mejor, porque hay menos molestias.

Clip to Evernote
Responder