Contacta con nosotros:

Este invierno no dejes de caminar, tus piernas lo agradecerán

Caminar-en-invierno

Una vez concluido el periodo navideño, llega el momento de elaborar la lista de propósitos para el nuevo año: pasar más tiempo con la familia, cuidar un poco la alimentación, leer más a menudo… Muchos de ellos se repiten cada año, con mayor convicción si cabe, pero no llegan a materializarse nunca.

Este es el caso del que para muchas y muchos es el objetivo principal de cada año, y no es otro que mantenerse en forma. Ahora bien, dicho propósito requiere algo más que el simple trámite de apuntarse al gimnasio el 7 de enero –nunca antes del Día de Reyes- y es combatir de una vez por todas la pereza y el sedentarismo, enemigo acérrimo de nuestra salud en general y, en particular, de nuestro sistema circulatorio.

Ahora bien, existen otras formas de contribuir a la mejora de nuestra circulación, las cuales no implican un gasto económico como, por ejemplo, caminar. Cuando caminamos aplastamos contra el suelo la planta de los pies, lo que favorece el bombeo de la sangre desde los tobillos hacia las pantorrillas; y, al mismo tiempo, las contracciones de los músculos de las piernas también contribuyen a facilitar la progresión de la sangre hacia el corazón.

Todo ello contribuye a que la circulación venosa sea más fluida, las válvulas de las venas no tengan tantos problemas para impulsar la sangre hacia arriba y no se produzcan acumulaciones que puedan dar lugar a varices. En este sentido, caminar con regularidad supone un remedio efectivo (y sin necesidad de grandes recursos) para reducir las molestias típicas de la insuficiencia venosa crónica.

Además, caminar también es beneficioso para reducir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Según la Fundación Española del Corazón, caminar al menos media hora al día a paso ligero-rápido y durante cinco días a la semana aumenta la esperanza de vida y reduce el riesgo cardiovascular hasta un 11%.

Pero si todavía no estás del todo convencido y lo que te echa para atrás es salir a la calle en estos días de invierno, aquí te dejamos una serie de consejos generales para prevenir la insuficiencia venosa crónica adaptables a esta época:

  • Activa tus piernas
  • Practica un deporte adecuado
  • Evita el contacto con las fuentes de calor
  • Refresca tus piernas
  • Evita el estreñimiento y el sobrepeso
  • Utiliza ropa cómoda
  • Lleva un tacón adecuado
  • Favorece tu retorno venoso mientras duermes
  • Masajea tus piernas
Clip to Evernote
Responder