Contacta con nosotros:

La IVC

Qué es la IVC

Piernas
Las venas son un elemento esencial del organismo. Su función es la de  transportar la sangre al corazón porque nuestra sangre fluye en dos direcciones: desde el corazón a diferentes partes del cuerpo y de vuelta al mismo desde otras. En el caso de nuestras piernas, con cada paso que damos, nuestras venas permiten que la sangre venza la fuerza de la gravedad y regrese al corazón gracias a un sistema de válvulas que impide su retroceso. Cuando estas válvulas fallan, la sangre se estanca, las venas se dilatan y se produce la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), una enfermedad cuyas principales manifestaciones son las varices y las piernas cansadas.

Síntomas

La IVC y de ella, las varices, constituyen el signo clínico más prevalente de la IVC pero no todas las venas “visibles” son varicosas. Existen otras expresiones estéticas y/o leves de la misma IVC:

  • Variectasias ( C1)
  • Telangiectasias o “ arañas vasculares” (C1)
  • Varículas (C1)

Los síntomas más comunes de esta patología son:

  • Pesadez: 48,3 %
  • Calambres: 33,5 %
  • Dolorimiento: 31,7 %
  • Hormigueo: 29,4 %
  • Varices: 29,4 %
  • Picor: 19,9 %
  • Hinchazón: 6,5 %
  • Úlcera: 2,5 %

Asimismo, una de las clasificaciones de la insuficiencia venosa crónica más aceptadas internacionalmente es la escala CEAP (Clínica, Etiológica, Anatómica y Fisiopatológica):

C0: sin signos visibles o palpables de patología venosa
C1: Telangiectasias, venas reticulares,…
C2: varices
C3: Edema sin cambios tróficos
C4: cambios tróficos (pigmentación, eczema, lipodermatoesclerosis)
C5: cambios tróficos con úlcera cicatrizada
C6: cambios tróficos con úlcera activa.