Contacta con nosotros:

La natación, un buen deporte para combatir la insuficiencia venosa

Insuficiencia venosa crónica

La natación es uno de los deportes más completos y lo es porque practicamos ejercicios aeróbicos donde se ven implicados más de la mitad de los músculos del cuerpo entrenando la fuerza la resistencia y la flexibilidad. Pero, ateniendo a lo que nos interesa en este blog, la natación es un buen deporte para combatir la insuficiencia venosa.

Durante el día pasamos muchas horas seguidas en una misma postura (ya sea en pie o sentados), dificultando la circulación venosa y provocando que las piernas sufran mucha más presión. Por lo tanto, practicar ejercicio con regularidad es muy importante para evitar que la sangre se acumule y lograr que fluya mejor hacia el corazón.

La natación es una gran opción para estas fechas, porque es un deporte que puede ser practicado por personas de cualquier edad y nivel, y con un riesgo  mínimo de sufrir lesiones. Además, el efecto doble del agua y del movimiento de los músculos contribuye a activar la circulación sanguínea. Cuando nadamos nuestro cuerpo permanece en una posición casi horizontal, la mejor posición para el retorno de las venas al corazón, ya que al no tener en contra la fuerza de la gravedad, se facilita el retorno venoso y la presión sobre las piernas se reduce considerablemente.

El agua fría será un buen aliado a la hora de nadar. El contacto con el agua fría se produce en las piernas una venoconstricción y se contrarresta la venodilatación. El agua fría también ayuda producir un mejor efecto de drenaje en las piernas gracias a la presión del agua, que contrarresta la presión venosa.

La natación es un gran deporte para mejorar el retorno venoso y se puede practicar  en piscinas cerradas o en aguas abiertas para los más valientes. Además, no solo ayudara a mejorar la circulación venosa; nadar produce menor impacto sobre los huesos y articulaciones, mejora la flexibilidad y fortalece el sistema respiratorio.

Alternativas saludables a la natación

Pero si la natación no es lo tuyo o no tienes opción de practicarla, recuerda que puedes practicar otro tipo de deportes. Pasear por la orilla y sobre la arena favorecerá el retorno venoso gracias  el masaje de las olas combinada con la acción de la bomba plantar y gemelar. En caso de no poder pasear por la playa caminar, puede ser buena idea caminar por la hierba recién regada o incluso masajear las piernas con una manguera. En general, las actividades más positivas para combatir las molestias de las varices son aquellas que implican un ejercicio aeróbicos, ya sea correr, andar en bici o caminar.

Clip to Evernote
Responder