Contacta con nosotros:

Noelia García: “La IVC ha influido mucho en mi calidad de vida, pero no quiero renunciar a nada”

Noelia

Noelia García es una madrileña que desde la adolescencia sufre de Insuficiencia Venosa Crónica (IVC). La primera impresión al conocerla es que no da el perfil que habitualmente pensamos que tienen las personas con IVC: sólo tiene 32 años y no tiene sobrepeso. Conversar con ella es un placer porque en cada palabra transmite ánimo y alegría. En esta breve entrevista nos explica lo que ha supuesto para ella padecer IVC y como afronta el día a día con unas enormes ganas de disfrutar de su familia y de sus tres hijas. Todo ello con  ganas de romper muchos de los mitos que existen con las varices y la IVC.

¿Cómo ha influido en tu vida la IVC?

Tengo Insuficiencia Venosa Crónica desde que era muy joven y ha influido bastante en mi calidad de vida. Tengo mucha pesadez en las piernas y los picores y el escozor hacen que la piel se irrite. Ha habido veces que me ha hecho llorar el simple hecho de ponerme un calcetín. Como tengo problemas en la pelvis lo paso bastante mal con las menstruaciones. También lo pasé mal en mis tres embarazos.

¿Cómo te afectó en los embarazos?

No voy a negar que lo pasé mal, pero no he querido renunciar a tener hijos por ello. En el tercero tuve que dar a luz con vendajes de compresión (aunque sin duda hubiera sido oportuno ya en el segundo). Además, por lo visto, no me pudieron poner tanta anestesia como a otras mujeres y pasas más dolor.

¿Cómo y cuándo viste que podías tener IVC?

Desde pequeña ya tenía vena muy pronunciada en el gemelo, con forma de S. De hecho, mi padre ya sufría de IVC. Luego he sabido también por la Asociación que las varices y la IVC tienen un componente genético muy importante y que se hereda. Yo empecé a tener problemas graves a partir de mi segundo embarazo a los 23 años.

¿Te parece que a veces la IVC es una preocupación sólo estética?

Tiene su parte. Por ejemplo, no puedo ponerme una minifalda o una falda corta aunque tengo las piernas largas y estoy delgada. No puedo ponerme tacones ni calzado en punta. Pero a mí eso no me acompleja, la cuestión estética es la que menos me importa. Emocionalmente, la IVC y las varices no me causan ningún trastorno.

¿Qué es lo que más te preocupa de la IVC?

Lo que más me preocupa es que me cause problemas colaterales y que pueda tener trombos, coágulos o úlceras. Como mi padre tuvo problemas arteriales murió después de una intervención a causa de un aneurisma en aorta ascendente, llegue a temer que pudiera llegar también a sufrirlos yo, pero desde la Asociación me confirmaron que la IVC no tiene relación con ese tipo de problemas arteriales, lo que me tranquilizó mucho.

¿Qué haces para combatir la IVC?

Procuro hacer el máximo de ejercicio y seguir las indicaciones del médico. He hecho mucho deporte, ballet, karate, natación. Por supuesto, me pongo las medias de compresión hasta la cintura, aunque a veces en verano no me queda más remedio que saltármelas.

¿Qué tratamiento has seguido?

Con 24 años me intervinieron de varices y me practicaron una  safenoctomía. Posteriormente, varias sesiones de esclerosis venosa con espuma. En 2013 me detectaron varices en región periovárica por lo que me hicieron una flebografía y embolización. Aparte de estas intervenciones, medias elásticas de compresión fuerte hasta cintura, venotónicos, no permanecer de pié o sentada largos periodos de tiempo, caminar 1 ó 2 horas al día, piernas en alto en reposo, mucha crema hidratante y baños de contraste.

¿Qué recomiendas a las personas que tengan o puedan tener IVC?

Qué vayan a al médico y que intenten que les atienda lo antes posible un especialista en vascular. Además, que pongan de su parte. Lo que uno puede hacer por sí mismo, tiene que hacerlo. Por ejemplo, hacer ejercicio y cumplir con lo que te dice el médico poniéndote las medias de compresión y tomando los medicamentos venotónicos que te recetan. Yo por ejemplo, pongo todos los días las piernas en alto. Para las personas que padecen IVC que no les afecte emocionalmente ni se acomplejen. Hay que aceptarlo.

¿Conoces otras personas con problemas similares?

No muchas. Si que veo mucha gente que dice que tiene varices y luego son simples arañitas sin importancia. Lo que si es curioso que cuando voy  al médico a veces me siento un poco extraña, porque las personas con las que coincido suelen ser más mayores.

¿Qué crees que se puede hacer para mejorar la atención de esta enfermedad?

Pediría un poco de ayuda a la administración. Creo que hay que diferenciar a las personas que tenemos IVC diagnosticada de los simples problemas estéticos. Una mayor financiación de elementos básicos del tratamiento como las medias o los medicamentos y, si fuera posible, ayuda para esclerosar.

Clip to Evernote
Responder