Contacta con nosotros:

Vacaciones de verano con insuficiencia venosa crónica: ¿pesadilla u oportunidad?

vacaciones de verano con insuficiencia venosa crónica, una oportunidad para relajarte y cuidar tus piernas entre el agua.

Llegan las vacaciones de verano, te miras las piernas y de inmediato anticipas la pesadilla: dolor, hinchazón, piel tirante, cansancio, medias de compresión… Te lo pasas mal al pensar que todo el mundo se está preparando para disfrutar, y a ti tus varices no te pronostican unas vacaciones muy placenteras. Tener insuficiencia venosa crónica no es fácil de esconder ni de olvidar en la época del año en la que vamos tan ligeros de ropa.

Si el temor es tu primera sensación, te invitamos a combatirlo con una actitud distinta. Con las debidas precauciones, la insuficiencia venosa crónica no debe ser un impedimento para que hagas como el resto del mundo y disfrutes del verano.

Si leíste nuestro artículo anterior, queremos llegar al mayor número de personas posible con información sobre esta patología crónica, cuya evolución puede frenarse y evitar complicaciones.

Tienes alternativas eficaces para que el malestar se convierta en bienestar, a pesar de la llegada del calor y, por supuesto, con el seguimiento de las recomendaciones de tu médico, para mejorar el retorno venoso de las piernas al corazón.

Cuidarte en vacaciones de verano: tu oportunidad

Lo primero que puedes hacer es escuchar tu cuerpo. Muchas veces nos envía mensajes que pasamos por alto, pero en cuestión de días reconocerás lo que mejor le sienta a tus piernas. Entonces, para volver al punto de la actitud, te proponemos vivir el período estival con un plan para cuidarte:

  •  Practica una actividad física adecuada como caminar o nadar. No hace falta que seas un gran deportista, con moverte cada día al menos media hora continuada, notarás beneficios.
  • Alterna entre estar de pie y sentado por períodos cortos
  • Camina entre el agua fría. Sentir el masaje de las olas que se crean al moverte estimula la circulación. Es desaconsejable caminar descalzo sobre la arena caliente.
  • Utiliza calzado cómodo. Los zapatos completamente planos con suelas rígidas no son una idea muy saludable para tus pies.
  • Pon tus piernas en alto por no más de 20 minutos si has pasado mucho tiempo de pie
  • Bebe abundante agua sin esperar a sentir sed. Beber líquidos es importante en vacaciones de verano, pero mejor si es agua. La necesidad de hidratación de cada persona varía según su edad, sexo, circunstancia, actividad.
  • Vigila tu peso. Esto es necesario durante todo el año, pero en vacaciones de verano como ganes kilos incrementarás aún más la presión del sistema venoso.
  • Modera el consumo de sal y alimentos muy especiados
  • Tumbado masajea tus piernas, desde los pies hacia los muslos
  • Utiliza las medias de compresión si te las ha indicado tu médico…

Te hemos dicho que las vacaciones de verano pueden ser una verdadera oportunidad de conectar con tu cuerpo y ofrecerle momentos de bienestar. Aprovecha que cuando brilla el sol apetece salir y sacudirse la pereza. Te dejamos una tabla de ejercicios sencillos que no veas lo agradables que pueden ser si los haces viendo una puesta de sol.

Clip to Evernote
Responder